"Hay dos planetas, Nunca y Siempre, y un montón de asteroides entre ellos."
RAMIRO GUZMÁN

Categoría:

poema 181018A qué le escribo ahora
que el dolor matiza el tiempo y el mundo enloqueció más que yo
las musas se durmieron en los laureles
y una amiga cuida de mí
ahora que el despertar es denso como fiebre
y los editores no pagan
y la luna crucifica al cielo todo
por política
estoy cantando el arrorró a mi alma
para rejuvenecerla
a qué le escribo ahora
que mi alma lapislázuli
se fue a galopar lejos
y más lejos
mientras los sabiondos
engullen mis burradas crónicas
mi rock autodidacta
gritado como un gato degollado
en un poema
a qué le escribo ya
sin gloria sin ganas
caigo baleado y resucito
la noche está calurosa
y la poesía insiste en nacer
alguien me agrede innecesariamente
me centro en mí
y un amigo me defiende
y lentamente
sigo enamorado de la poesía
y miro con cariño
a la mujer que me cuida.

 

Ramiro Guzmán Zuluaga

Categoría:

pradera 101018De musculosa pasea orgullosa
la muerte avispa roto pretil
yo me amontono en sus corcheas
la vida puja por vivir
como un asado una vaca muerta
que tiembla fuera y dentro de mí
amigos muertos en las praderas
vocean que mi lucha ha de seguir.

 

Ramiro Guzmán

Categoría:

mujer llorando

Con presagios para eruditos
desnudé el alma.
Con la carcasa de mi cuerpo helado
te di las gracias.
Después me fui del invierno
a la secuencia
de ojos que miran mis ojos
ateridos
y mi enajenación
me alejó de ti
y amanecí desnudo en mi presagio.

 

Ramiro Guzmán Zuluaga

Categoría:

un espectadorSiempre fui tímido. Tanto, que no entiendo cómo le confesé mi amor. En España, otra vida, distinta, ni mejor ni peor. Recuerdo sus ojos como un mar bravío que casi ya ni añoro. Se fue, y ahora otras amigas cuidan de mí. Renazco al Uruguay, como quien comprende. Observo mis negligencias y mis soledades como un espectador. Voy de muro en muro escribiendo síntesis de amor y de presagios. En eso, el muelle viene hasta mí. Pido a Dios por paz para mi gente y entiendo que he de recuperar mi oficio lastimado. Voy encogiendo y luego me crezco de mis huesos  minados de atardeceres. Yo alojo mi corazón en la alegría que dan los versos de hoy. El alivio de la poesía leída aunque sea triste. El shampoo de los años cuida mi calvicie. Cuan agradable es volar hacia mis adentros.

 

Ramiro Guzmán Zuluaga

Categoría:

hoja en blancoMe he encontrado con una hoja en blanco tantas veces… He acertado y he errado, para algunos mis errores son mis mejores hallazgos. He cantado también con diversa suerte. Ahora, como un peón clave en un jaque mate, me aferro a la vida y la nutro con los sueños que voy encontrando en el camino. ¿Estaré viejo? Ni tan joven ni tan viejo. Un poco huraño, a veces muy divertido… Dos hadas cuidan de mí. Bailan en mi casa y a la vez la limpian. Mi mente está un poco rota. Extraño amigos que murieron. Escucho rock rioplatense como en una nueva adolescencia. El barrio me sonríe y yo rezo por nosotros. Tengo un mar atragantado y empieza a diluviar.

 

Ramiro Guzmán Zuluaga

Categoría:

tunas 02 04 18Donde llega a pie la libertad
ahí donde se queman las lágrimas
que he vertido para regar
una absurda planta

Categoría:

070418Había enfermedad y salud y un escalofrío cortaba mis lágrimas de adiós. Era un tiempo notable, éste, el mismo. Los amigos estaban lejos. Algunos habían muerto, otros morían, otros daban escasas señales de vida. La literatura cremaba mi horizonte. Los átomos de mi cuerpo ensayaban versos que cantaban a musas más presentes. Yo hacía un escrutinio con el sonido ambiente y mi alma era un palacio vacío. Tengo un tango atragantado y un rock sin destino. Los héroes eran los ciudadanos simples y la espera enloquecía. Yo miraba cómo otros seguían… En eso, bajó del cielo un extraterrestre, como en las películas, como en la vida real. Fue entonces que lo miré con asombro y entendí que tenía un mensaje para mí:

-No te preocupes: llegarás a buen puerto.

Enmarañándome con los árboles que ahora veía y que siempre habían estado ahí, fui comprendiendo que había esperanzas, y mientras, escribí este testimonio…

 

Ramiro Guzmán Zuluaga

Categoría:

180418Las mañanas me sonríen,
Las hadas laten fuerte,
La casa resplandece a pesar de mi temor,
Estás, amada mía, en todos mis papeles,