"Hay dos planetas, Nunca y Siempre, y un montón de asteroides entre ellos."
RAMIRO GUZMÁN

Categoría:

bailarSi fuera adiós si fuera pena
alguien colorearía mi dolor
después correr entre la gente
hasta el nuevo amanecer

Categoría:

CONTEMPACION DE PATRICIAPatricia llora y ensancha su amor. Está en estado de otra cosa. Limpia mi ropa y me carga con ganas para seguir escribiendo. Yo la contemplo con amistad. Ella me reconcilia con el Uruguay y con la literatura, mis primeros amores, un poco rotos por mi enfermedad. Sus ojos castaños dan al mar de la suerte, un lugar tal vez lejano desde el cual Dios le envía fuerzas para barrer mi casa. De repente, siento que los ojos de Patricia son el Río de la Plata. Este jueves he de viajar a Buenos Aires. Esa ciudad que me acunó pese a mi irreverencia. Pinto en un lienzo retazos de Patricia. Ella halla salvación en la ternura de mi casa. Se ha hablado de Neruda como de un viajero inmóvil. Yo he sido un poeta rioplatense. He cantado muchos lugares pero nací en Montevideo y tuve mi hijo en Buenos Aires. Tengo la melancolía del tango en el próximo café. Patricia me lo sirve con una fe que escribe una cronología del universo.

 

Ramiro Guzmán Zuluaga

Categoría:

torbellino de versosResucitaré, volveré a aullar en el mar, veré tus ojos partir como algo justo, como la medida de un dolor pequeño. En los techos de zinc miro tus ojos. La ciudad rejuvenece a través de la noche. Estallaré en esos ojos y me preguntaré los cómos de mi gente. Por ti perdí la brújula, y ahora, mientras te vas lento, sintonizo Montevideo Sur. Quedo aprendiendo a comunicarme con mi gente, loco pero acostumbrado. El amor se palpa pero no viene de ti. Por fin, entiendo el sentido ulterior de la poesía, y en medio de la tormenta recibo un torbellino de versos. Lejos está tu luz mientras yo miro Montevideo Sur.

 

Ramiro Guzmán Zuluaga

Categoría:

ADIOSEl adiós las horas largas de esta noche intransferible
que come o carcome mis lágrimas de viento
que se despiden de vos en un poema roto
como los años esculpiendo tu irrompible silencio

Categoría:

bañeraUna humana, al borde de sí misma, atiende a la intersección entre ella y el agua que la rodea en la bañera casualmente blanca. Ve caer –despaciosa y ágil-,despertando feliz, desde el duchero metálico, una gota arbitraria que ¿es siempre la misma? Cae sobre su canilla, análoga a aquella que, a medias, ha completado la bañera, y análoga (por qué no) a la canilla en la cual bebía el agua de la escuela, demasiado fría en invierno. Dicen que una gota repetida y repetida sobre un punto del cuerpo puede resultar torturante. El mediodía es suave y aburrido como un espasmo; es incomprendido también. Ella se cuelga del mediodía.

 

Ramiro Guzmán Zuluaga

Categoría:

1207La mirada del tiempo en sus ojos de medusa
que acude al poema con leve jardín
son míos son de otro los ojos que ella ve
a través del palpitar lento de mi alma
que toma cuerpo en mí y fulgura lento
los ríos que pinto en el paisaje