"Hay dos planetas, Nunca y Siempre, y un montón de asteroides entre ellos."
RAMIRO GUZMÁN

Con Ramiro Guzmán: libros de emoción honda

230718Hola Ramiro, hablanos un poco sobre dos de tus obras que se llaman El otro día del perenne y Libro libre.

Ramiro: Bueno, son dos obras espaciadas en el tiempo entre una y otra, y que tienen bastante diferencia entre sí, aunque entre las dos hay en común que son momentos en los cuales yo me encontré conmigo mismo en el universo en determinado lugar. Eso sucedió al escribir sin darme cuenta. “Libro libre” termina con un texto que se llama “El amor como reorganización del alma” que en realidad es un texto mucho más viejo y que yo decidí poner en ese libro. No lo iba a poner y al final lo puse; es un texto atípico en mi obra porque es un texto que tiene una tendencia a la autoayuda o algo así; sin ser un texto de autoayuda pero tiene una tendencia más filosófica que el lenguaje literario en el cual yo me siento más cómodo y al cual pertenezco.

¿Y para ti dónde le encontrás la riqueza?

Ramiro: Al cabo del libro me gustan mucho algunas ironías que tiene. Es un libro muy irónico; hay algunas cosas muy sarcásticas sobre el Rey de España por ejemplo. Por otro lado hay un texto que no me convence mucho. No me acuerdo cómo se llama pero tiene una cita a Fernando Cabrera: la cita es muy buena, el texto, no; es un poema que de alguna manera pretende resolver demasiadas cosas que merecían más palabras, porque no era tan fácil el tema. Pero eso son cosas que uno aprende con el tiempo y sólo de errores se aprende, de golpes, de cosas extrañas. Después hay una palabra que yo uso ahí en “Libro libre” que dice “antimachadamente” y hay gente que se lo tomó como que yo estaba provocando a Antonio Machado algo así. No soy tan irreverente. O sea la idea era un verso con el que yo discrepaba y a veces la forma de escribir mía es un poco jocosa, pero yo soy un admirador profundo y devoto prácticamente de la excelsitud de Antonio Machado. Tal es así que ahora mi próximo libro que se llama “Baldío” va a salir con una cita de Antonio Machado esa que dice “todas tus palabras fueron una palabra: Velad”.

¿Es un referente para ti Machado?

Ramiro: totalmente, porque lo leía de muy niño. Mi mamá me lo leía. Machado, García Lorca, algunas cosas de Quevedo, el Romancero son influencias primarias en mi trabajo. En “Libro libre” al principio se citan unas influencias pero se citan todas influencias latinoamericanas porque me salió así, no sé por qué, pero las influencias mías son múltiples y obviamente las de la literatura española son muy básicas para mí, son mis raíces, también.

Y bueno: contanos un poco de “Baldío” ya que lo mencionaste…

Ramiro: “Baldío” es un libro diferente a estos otros dos porque habla de una mente en desierto. El baldío soy yo en un universo, en un mundo que ha perdido la brújula, y yo tampoco encuentro mi propia brújula. Entonces es un intento de recuperar esa brújula pero es diferente de los otros dos libros porque como te decía, en los otros dos libros eran un punto de encuentro; sentía verdadera o falsamente que había un punto de llegada. En cambio “Baldío” transita puntos de partida más que de llegada y también incertidumbre.

¿Con qué se va a encontrar el lector?

Ramiro: se va a encontrar con poemas más llanos que otros momentos de mi obra, y otros poemas, no; pero en líneas generales poemas un poco más llanos y que hubo un intento de rescatar la fuerza de la felicidad en un momento en el que todo tambalea. El amor de pareja tambalea y el amor interior mío hacia mí mismo se resquebraja hasta que lo reencuentro. Pero, a ver, “Baldío” es el tránsito en el que se resquebraja entonces es un momento un poco duro. Aun así yo estoy muy contento con el libro y te digo así como en retrospectiva puedo mirar “Libro libre” o “El otro día del perenne” y decir qué me gusta y qué no me gusta de cada uno, no puedo mirar de la misma manera a “Baldío” porque no ha pasado el tiempo suficiente, lo estoy haciendo ahora mismo, está en vías de edición ya terminado pero ni siquiera salió.

Supongo que cada libro tuyo tiene algo muy rico qué te deja: ¿qué te dejó “Baldío”?

Ramiro: todavía no sé. Es un libro que todavía encierra un enigma para mí. Sí puedo decir qué me dejó “El otro día del perenne”. “El otro día del perenne” me dejó la integridad y “Libro libre” es un aullido libertario que no sé si es correcto, si no, o sea es un libro sobre el cual yo tengo algunas dudas a pesar de que fue muy bien acogido por los lectores. Pero a veces los lectores y yo discrepamos.

Claro porque para ambos no tiene la misma lectura. Eso es lo bueno de una obra no; que se pueda ver diferente, más allá de que tú lo hiciste pensando en algo puntual.

Ramiro: claro exactamente de eso te hablaba. Por eso te decía que el texto “El amor como reorganización del alma” que ha sido muy elogiado y que yo no lo incluí en mis prosas escogidas porque yo no lo considero del mismo valor que lo consideran muchos lectores de mi trabajo.

Daniel Montes de Oca

Categoría: